Make your own free website on Tripod.com

Hechos 9

 

Queridos jóvenes y amigos,

 

Hemos visto en el capitulo 7 como los judíos rechazaron al mensaje de Esteban, y como la palabra de Dios por Felipe en capitulo 8 salio a Samaritanos y un gentil, el eunuco.  Ahora vemos que el Señor va a salvar al apóstol de los gentiles, el peor pecador en todo el mundo según 1Timoteo 1:15 “Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero.”  Así vemos también que Dios no ve el pecado como el hombre.  El pecado tan grave de Saulo era pecado religioso.  Pero de todos modos, la gracia infinita de Dios vemos que El salvaría al peor pecador para que nadie se desespere de ser demasiado mal.

 

Yo soy Jesús, a quien tú persigues” Con estas palabras tan fuertes Saulo de Tarso llegó a conocer que Jesús y sus santos en la tierra eran un solo cuerpo.  Perseguir a los santos quería decir perseguir a Cristo mismo.  Bueno seria si nosotros pensásemos de lo mismo en nuestros tratos con nuestros hermanos en Cristo.  Como dijo el apóstol en Romanos 14:15 “Tu hermano….aquel por quien Cristo murió.”

 

Algunos han tenido preguntas sobre lo que dice aquí acerca de los que caminaban con Saulo.  En nuestro capitulo dice así “Y los hombres que iban con Saulo se pararon atónitos, oyendo a la verdad la voz, mas sin ver a nadie.”  Pero cuando Pablo contó la historia de vuelta en Hechos 22 dijo “Y los que estaban conmigo vieron a la verdad la luz, y se espantaron; pero no entendieron la voz del que hablaba conmigo.” Yo creo que vemos cosa semejante en Juan capitulo 12:28 “Entonces vino una voz del cielo: Lo he glorificado, y lo glorificaré otra vez. Y la multitud que estaba allí, y había oído la voz, decía que había sido un trueno. Otros decían: Un ángel le ha hablado.”  Tu amigo, si no conoces a Cristo, ¿vas a decir que las palabras en que Dios te ha hablado son nada mas que “trueno”?  ¿O que las palabras son para otro alguien?  Estos hombres vieron y escucharon un milagro, pero según lo que sabemos, no llegaron a arrepentimiento como Saulo.  Tu, si estas leyendo estas palabras sin conocer a Cristo, no es porque no has oído su voz hablándote.  ¡No pongas ya oídos sordos a esta voz que te habla “secretos de puro amor” como nos dice el himno!

 

Si Dios quiere, la semana que viene consideremos mas del afecto de gracia en el corazón de Saulo de Tarso.

 

Su hermano en Cristo (si es que le conoces), Felipe Fournier