Make your own free website on Tripod.com

Hechos 12

 

Queridos jóvenes y amigos,

 

Disculpe la demora en enviar los estudios.  He estado viajando, visitando los hermanos en New Jersey y también en la Republica Dominicana.  Por la gracia del Señor, yo y un hermano del norte de California pudimos pasar feliz tiempos con nuestros hermanos del idioma Español. 

 

Vemos en nuestro capítulo la muerte de Jacobo, hermano de Juan.  Fue cumplido lo que Cristo dijo de Jacobo en Marcos 10:38 “A la verdad, del vaso que yo bebo, beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados”.   Pedro fue encarcelado y los judíos esperaban que él sufriría el mismo.  Pero, agradó al Señor librar a Pedro para que él siga en su servicio al Señor.  Como vemos en Hebreos 11 “Las mujeres recibieron sus muertos mediante resurrección; mas otros fueron atormentados, no aceptando el rescate, a fin de obtener mejor resurrección”.  ¿Por qué libraría el Señor al uno y dejaría morir al otro?  Muchas preguntas semejantes nos pueden aparecer en el día de hoy.  En estas dos semanas que no he escrito, han muerto dos que yo conozco.  Una, una joven madre de varios hijos, todos bajo la edad de 16 anos, de cáncer.  Otro, un hermano de alrededor de cincuenta años con una esposa muy delicada de salud, en accidente de motocicleta.  Nosotros muchas veces no entendemos estas cosas, pero sabemos que Dios no se equivoca.   Sus propósitos son muchas veces mas allá que nuestro alcance, pero confiamos en lo que sabemos, que Dios es amor.

 

En este capitulo tenemos la historia de una reunión de oración.  No era lugar donde oraron con mucha fe, pues ¡estaban totalmente sorprendidos cuando su oración fue contestada!  Y quizás nosotros no vamos a la reunión de oración, porque decimos que los hermanos oran con poco animo.  Pero esta señorita, Rode, estaba presente, y ¡que gran bendición recibió por su asistencia!  Ella pudo anunciar que el Señor en su gracia había contestado la oración, y aunque no le creyeron al principio, ella conoció la voz de Pedro.  Esto quizás nos indica que ella había asistido con frecuencia a las reuniones.  Quiero animar a todos incluso las hermanas que no falten la asistencia a las reuniones.  A pesar que las hermanas no participan en voz alta, pueden rendir servicio a los santos y bendición para si mismo con su presencia.  Y ustedes, jóvenes, quiero animarles para que oren en la asamblea, pues no hay tal cosa como don de oración.  Cualquier voz de hermano es bienvenida en la reunión de oración.

 

El juicio que fue ejecutado sobre Herodes en el fin del capitulo era muy solemne.  “Y el pueblo aclamaba gritando: ¡Voz de Dios, y no de hombre! Al momento un ángel del Señor le hirió, por cuanto no dio la gloria a Dios; y expiró comido de gusanos.”   Serio es que hoy en día tantos hombres aceptan la adoración que solo pertenece a Dios.   Muy instructiva es ver que en los evangelios que Cristo aceptó la adoración, como del hombre ciego que curó en Juan 9, pero los discípulos en el libro de los Hechos no recibieron nada de loor.  Cristo, siendo Dios manifestado en carne, lo debe recibir, pero el hombre no.

 

Su hermano por gracia, Felipe Fournier