Make your own free website on Tripod.com

Hechos 1

 

Queridos jóvenes y amigos,

 

Vamos a empezar de nuevo el libro de Hechos con el capitulo uno.  Creo que seria provechoso meditar un poco sobre el carácter del libro primero.  Es el libro de Hechos que nos da la conexión entre el judaísmo y el cristianismo, o quizás mejor dicho, nos da la transición del judaísmo al cristianismo.  Es muy importante reconocer que hay cosas que pasaron en el libro de los Hechos, especialmente al principio, que tienen carácter singular. 

 

Un ejemplo de esto notemos en este capítulo uno.  Los discípulos juntaron y escogieron un discípulo para tomar el lugar de Judas, el que “fue guía de los que prendieron a Jesús”.  Era necesario que ellos hicieran esto, porque el mismo Jesús había dicho “vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel.” Mateo 19:28.  Faltando Judas, ellos eran once, no doce.  Usaron ellos la suerte para escoger a Matías.  Pero eso no quiere decir que nosotros hagamos lo mismo, buscando la voluntad de Dios por nuestras vidas.  Nosotros tenemos el recurso de toda la palabra de Dios, ya escrito y revelado por los mismos apóstoles de este libro, algo que ellos no tenían en aquel entonces.  Lo que ellos hicieron pertenecía todavía al viejo sistema, sistema de Judaísmo y las promesas del Señor en cuanto al reino durante el milenio.  Nosotros veremos, Dios mediante, en nuestros estudios que hay ciertas cosas vistos en este libro que son semejantes; pertenecían en aquel entonces pero ahora no.

 

Es bueno notar como se divide este libro.  Durante los primeros siete capítulos, el evangelio solo se predica a los judíos.  En el capitulo siete, Esteban culpó a los judíos de haber rechazado al testimonio de Dios en toda época.  Ellos respondieron, apedreando al siervo fiel del Señor.  De este momento para adelante, Dios terminó de obrar con Israel como nación, hasta un tiempo aun en el futuro.  En el capitulo ocho, Felipe predica a Cristo a los Samaritanos, y después, a un gentil, el eunuco.  En el capitulo nueve, Saulo (Pablo) es salvo, quien llega a ser apóstol a los gentiles.  Después, en el capitulo diez, Pedro usa uno de las llaves que le fue dado del mismo Señor Jesús en Mateo 16:19 para abrir la puerta de salvación a los gentiles que estaban con Cornelio.  En el capitulo once, vemos los gentiles salvos en Antioquia y llamado “cristianos”.  También vemos que ellos, gentiles salvos, enviaron ayuda a sus “hermanos”, los judíos salvos en Jerusalén.  Es muy bonito notar como Dios, en formarles como un solo cuerpo en Cristo, no quiso que haya disensión y envidia, sino paz y tranquilidad entre ellos, aunque en tiempos pasados siempre habían sido enemigos.  ¡Ojala que sea semejante entre nosotros hoy en día!

 

Su hermano por gracia, Felipe Fournier