Make your own free website on Tripod.com

Felipe de Bethsaida

 

Queridos jóvenes y amigos,

 

“El siguiente día quiso Jesús ir á Galilea, y halla á Felipe, al cual dijo: Sígueme.  Y era Felipe de Bethsaida, la ciudad de Andrés y de Pedro. Felipe halló á Nataniel, y dícele: Hemos hallado á aquel de quien escribió Moisés en la ley, y los profetas: á Jesús, el hijo de José, de Nazaret.  Y díjole Nataniel: ¿De Nazaret puede haber algo de bueno? Dícele Felipe: Ven y ve.”  Juan 1:43-46

Así somos introducidos a este discípulo de quien sabemos muy poco.  (A veces se confunde con Felipe en el libro de los Hechos, pero no es el mismo hombre.)  Felipe era de la ciudad de Bethsaida, igual como Andrés y Pedro.  Pero de esta ciudad no leemos nada tan bueno.  “¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti, Bethsaida! porque si en Tiro y en Sidón fueran hechas las maravillas que han sido hechas en vosotras, en otro tiempo se hubieran arrepentido en saco y en ceniza.  Por tanto os digo, que á Tiro y á Sidón será más tolerable el castigo en el día del juicio, que á vosotras.”  Pero de esta ciudad, rebelde y sin arrepentimiento en general, salieron tres hombres de fe en el Señor Jesús, y Felipe entre ellos.  Acaso usted se siente muy solo también, rodeado de inconversos.  No es fácil ser uno diferente que los demás pero Felipe se dio cuenta que el camino angosto de seguir a Jesús era lo mejor.  “Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva á la vida, y pocos son los que la hallan.”  Mateo 7:14

Vemos a Felipe en Juan 1 invitando a su amigo, Nataniel, de conocer también a Jesús.  “Hemos hallado á aquel de quien escribió Moisés en la ley, y los profetas: á Jesús.”  Creo que vemos por este versículo que Felipe era un Judío fiel que escudriñaba las escrituras de Moisés y los profetas.  Ya cuando Jesús se manifestó, Felipe de una vez reconoció que este era el Mesías prometido en las escrituras.  “Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es.”  Juan 10:2  El Señor Jesús entró por la puerta, la puerta siendo las profecías del antiguo testamento.  Felipe nos es muy buen ejemplo entonces del valor de leer la Biblia cada uno por nosotros mismos, todos los días, pues por ella Dios nos va a manifestar su amado hijo, el prometido desde la caída de Adán.  “Y enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza.”  Génesis 3:15

Nataniel era sospechoso que cualquier cosa buena hubiera salido de Galilea.  Pero Felipe con sabiduría no discutía con el, solamente le dijo “Ven y ve.”  Muchas veces es mejor así, que dejemos que el Señor haga la obra por el poder de su Espíritu, en vez de que nosotros tratemos de convencer por la fuerza de nuestros argumentos.

Solo leemos una vez mas la voz de Felipe hablando en la Biblia, en Juan 14.  Dícele Felipe: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta.”  Parece que Felipe no entendió muy bien lo que el Señor había dicho antes, a lo mejor palabras que Felipe escuchaba.  “Todas las cosas me son entregadas de mi Padre: y nadie conoció al Hijo, sino el Padre; ni al Padre conoció alguno, sino el Hijo, y aquel á quien el Hijo lo quisiere revelar.”  Felipe quería ver algo diferente, pero Jesús era la revelación completa de la persona y el carácter de Dios.  “Jesús le dice: ¿Tanto tiempo ha que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?”  ¿Queremos nosotros también conocer al Padre?  Estudiamos, pues, los cuatro evangelios, porque no hay nada de Dios que no podemos conocer a través de la vida y las palabras del Señor Jesucristo aquí en el mundo.

La historia secular nos cuenta que Felipe murió crucificado por el nombre de Jesús.

Su hermano solo por gracia, Felipe Fournier