Make your own free website on Tripod.com

Dispensaciones: Israel bajo la gracia

 

Léase Éxodo 14, 15:1-6

 

Queridos jóvenes y amigos,

 

Hemos visto como el hombre es un fracaso, en cada época, en cada manera bajo la cual Dios le esta probando.  La dispensación de promesa no es una excepción.  Vemos como los hijos de Abraham, en vez de heredar la tierra que les fue prometido, llegaron a ser esclavos en Egipto, sirviendo a un amo duro, Faraón.  Y así es con cada persona en el mundo que no conoce a Cristo como Salvador.  Esta bajo la servidumbre de Satanás, aunque se cree libre e independiente.  Hay que recordar que Egipto no era de todo malo en los ojos de los Israelitas.  Tenía sus placeres y su comida buena pero su fin era la muerte.  Eran estas cosas buenas que se recordaron ellos después de ser librados, y se les olvidaron pronto de la dura servidumbre y esclavitud bajo la cual no hubo esperanza.  El hombre en la carne muchas veces ignora su peligro, cautivado con los placeres de Egipto, tipo del mundo que inventó los hijos de Caín.

 

En nuestro capítulo 14 de Éxodo, los hijos de Israel eran redimidos por sangre del cordero pascual.  Pero se encontraron atrapados con la mar adelante y los ejércitos de Egipto atrás.  Quejaron contra Moisés y Jehová diciendo “¿No había sepulcros en Egipto, que nos has sacado para que muramos en el desierto? ¿Por qué lo has hecho así con nosotros, que nos has sacado de Egipto?”  Pero era necesario que ellos vieran que su salvación era total.  Habían sido redimidos por sangre del ángel de destrucción, pero también iban a ver como sus enemigos iban a morir para no levantar otra vez contra ellos.  Así que vemos nosotros varios aspectos en la muerte de Cristo.  Cristo derramó su sangre en la cruz, pero también murió y resucitó de los muertos, probando a nosotros que nuestro enemigo, el diablo, seria incapaz de acusarnos otra vez. “Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por la muerte al que tenía el imperio de la muerte, es á saber, al diablo, y librar á los que por el temor de la muerte estaban por toda la vida sujetos á servidumbre.”  Hebreos 2:14,15.  Los hijos de Israel vieron sus enemigos muertos en la orilla del mar Bermejo.  ¡Sabían con seguridad completa que estos enemigos nunca iban a levantar para molestarles otra vez!

 

Se nota que cantaron en el capitulo 15, la primera vez en la Biblia que se menciona hombres cantando.  Era canción de pueblo redimido, salvo por la gracia y misericordia de Dios.  Pero es testigo del corazón humano que apenas se acabaron de cantar cuando empezaron a murmurar.

 

Muy instructiva nos debe de ser que entre el capitulo 14 y capitulo 19:6 los Israelitas hicieron varias quejas contra Jehová y Moisés, pero Jehová los trató siempre con misericordia y gracia.  Nunca les regañó aunque sus quejas a veces eran muy injustas.  Por eso yo creo que vemos en estos capítulos un pequeño diagrama del día de la gracia.  Desgraciadamente, ellos no entendieron ni apreciaron la gracia, y en el capitulo 19 dijeron estas palabras orgullosas y perjudicas “Todo lo que Jehová ha dicho, haremos”.  Oh, ¿cómo podían ser tan ignorantes de su capacidad de obedecer?  Preferían confiar en sus propias obras para agradar a Dios que en la gracia.  Pero siempre es así con el hombre carnal.  Desconoce la gracia y no la quiere.  Solo teniendo nueva vida en Cristo podemos apreciar que todo es por su gracia.

 

Su hermano en Cristo, Felipe Fournier