Make your own free website on Tripod.com

David, visto en ojos de Jonathan y Saúl

 

Léase 1 Samuel 19

 

Queridos jóvenes y amigos,

Hemos notado el amor que tuvo Jonathan para David y también, el veneno de la envidia que se presenta en Saúl.  En nuestro capitulo notamos algo mas, pues Saúl llegó al punto de hablar con su propio hijo Jonathan con fines de alcanzar la muerte de David.  Jonathan se puso triste por causa de esto, e intentaba cambiar la mente de su papa con palabra persuasivas.  “No peque el rey contra su siervo David, pues que ninguna cosa ha cometido contra ti: antes sus obras te han sido muy buenas; Porque él puso su alma en su palma, é hirió al Filisteo, y Jehová hizo una gran salud á todo Israel. Tú lo viste, y te holgaste: ¿por qué pues pecarás contra la sangre inocente, matando á David sin causa?”  Parece que Saúl escuchó las palabras de su hijo, porque dijo “Vive Jehová, que no morirá.”

No juzgo las intenciones buenas de Jonathan, pues de verdad amaba a David, pero tenemos un ejemplo que el mundo inconverso no se salva por medio de palabras muy persuasivos.  La eficacia del evangelio queda en el poder del Espíritu Santo, aplicando la palabra de Dios al corazón de cada cual.  Quizás pensamos que tiene que haber predicadores más elocuentes, y quizás lamentamos cuando oímos el evangelio predicado con mucha debilidad.  Pero tenemos que recordar que no es por elocuencia ni palabras bien dichas que el alma llega a sentir su condición perdida y su necesidad de un salvador.  Jonathan habló con elocuencia a su papa, y todo lo que dijo era verdad.  Pero el corazón de Saúl era decido en contra David, y duró muy poco tiempo sus promesas de abandonar sus atentados contra la vida de David.

Tengo dos cosas mas que quiero mencionar sobre este capitulo.  Notamos las palabras de Michal, la hija de Saúl, esposa de David “Si no salvares tu vida esta noche, mañana serás muerto.”  Para mi forma una advertencia a los que todavía están en sus pecados que no hay tiempo de esperar.  Hubo prisa para David, que tuvo que huir de la ira de Saúl.  En cierto sentido, así es con el pecador en sus pecados.  Como dice en 2 Corintios 6:2 “He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salud.”  Y usted, querido lector, ¿ha huido usted a los brazos extendidos del Señor Jesús?  Usted también tiene un fuerte enemigo, pero como David derrumbó a Goliat, así el Señor Jesús ha anulado el poder de nuestro enemigo, Satanás.  Ojala que cada uno de mis lectores abra hallado el lugar de seguridad.

Una cosa más; notamos aquí que Michal echó mentiras defendiendo a David de su padre.  A veces se haga la pregunta ¿se puede decir mentira cuando esta uno protegiendo a otro?  En vez de contestar la pregunta directamente, les digo esta historia.  Durante la segunda guerra mundial, los Nazi de Alemania habían triunfado sobre la mayoría de las naciones de Europa y ocupaban sus ciudades.  Hay una historia que sin duda algunos de ustedes han leído de la familia de Holandeses que protegieron a los judíos.  Había una de las hijas en esta familia, Nelly, que era celosa en cuanto a la verdad.  Un día, vino un soldado Alemán a la casa y vio una señorita ayudando en la casa, con cabello rubio y ojos azules.  No parecía ser judía, pero era. El soldado le dijo a Nelly “es ella Judía?  Nelly contestó que si, y la señorita fue presa.  Los otros en la familia regañaron a Nelly por haberle dicho, pero ella contestó “no creo que la señorita va a sufrir porque yo dije la verdad.”  Y así era.  No me acuerdo muy bien como fue, pero la señorita Judía escapó de los Nazi y no tuvo que morir, como tantos otros.  Yo pienso que Jehová hubiera podido salvar a David sin las mentiras de Michal.

Disculpas, otra vez, por la tardanza de enviar este estudio.  Estoy muy sobre cargado, y aunque es de mi propio elección, les pido las oraciones, que yo tenga tiempo para las cosas que son de importancia.

Su hermano solo por gracia, Felipe Fournier