Make your own free website on Tripod.com

La fiesta de la Primicias, ¡Cristo Resucitado!

 

Léase por favor Levítico 23:9-14 y 1 Corintios 15:1-23

 

Queridos jóvenes y amigos,

 

“Y habló Jehová á Moisés, diciendo: Cuando hubiereis entrado en la tierra que yo os doy, y segareis su mies, traeréis al sacerdote un omer por primicia de los primeros frutos de vuestra siega.”  Se nota algo maravilloso es esta fiesta, que era celebrado en verdad, conjunto con la fiesta de panes sin levadura, algo que vemos en el verso 11 de nuestro capitulo. “el siguiente día del sábado lo mecerá el sacerdote.”   ¿De cual día hablamos aquí?  Claro que es el domingo, día después del sábado, primer día de la semana.  Y no es cualquier accidente, que la pascua fue celebrada el viernes y el domingo la fiesta de las primicias.  Cristo crucificado el viernes, resucitado el domingo, primer día de la semana, el día que nosotros llamamos, según Apocalipsis 1:10, el día del Señor. 

 

Hablábamos antes sobre la introducción de las fiestas, el Sábado.  Volvemos a repetir que el día celebrado por los creyentes es este, primer día de la semana, el domingo.  Cristo resucitado es por nosotros la gran verdad que hace falta a toda religión en el mundo, donde todo hombre trabaja para ser acepto delante de Dios, y sin esperanza.  Notamos con cuidado estas palabras en verso 11 “para que seáis aceptos”.  ¿Cómo sabemos nosotros que la ofrenda de Cristo en la cruz, figurado en la pascua, era suficiente delante de los ojos de Dios?  ¿Cómo sabemos que somos aceptos?  Pues, claramente porque Dios levantó de los muertos a Jesucristo.  Dios quedó totalmente satisfecho, totalmente glorificado, por la obra de Cristo en la cruz, y por eso podía levantarlo de los muertos, dándonos a conocer que nosotros fuéramos aceptos en EL. 

 

Notamos en 1 Corintios 15 como el apóstol Pablo cuidadosamente guarda la importancia de la resurrección de Cristo, conectándola con nuestra salvación.  “Y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aun estáis en vuestros pecados.”  Fuera necesario por nosotros que fuese levantado de los muertos Jesucristo, habiendo apagado por siempre la ira de Dios contra nosotros por medio de nuestros pecados.  Y que lindo lo que sigue “Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho…Mas cada uno en su orden: Cristo las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida.”  Aquí tenemos la gran verdad de esta fiesta mostrada en el nuevo Testamento, que Cristo siendo levantado de entre los muertos como primicias, así que los muertos en Cristo van a ser también resucitados de entre los muertos cuando Cristo viene por los suyos.  Dijo Cristo en Juan 12:24 “De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, él solo queda; mas si muriere, mucho fruto lleva.”

¿Y usted, querido lector, puede decir que usted forma parte de este fruto?  ¡Claro que si, si es que usted ha creído en Cristo como su único y suficiente Salvador!  Así nosotros esperamos el día de la venida del Señor, sabiendo que nuestros amados que han pasado adelante van a ser resucitados primero. “Porque el mismo Señor con aclamación, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.”  1 Tesalonicenses 4:16

Brevemente añadimos que las ofrendas conectadas con esta fiesta son el holocausto y flor de harina.  Estos dos eran totalmente para Dios, y nos hacen recordar que la vida de Jesucristo, figurado en la ofrenda de flor de harina, y su muerte para la gloria de Dios, figurado en el holocausto.  Es difícil quizás por nosotros aceptar que no haya algo siempre que sea por nosotros.  Pero esta ofrenda de primicias habla de Cristo para Dios, y nosotros después llegamos a maravillar y descansar en esta obra consumada en la cruz y probado su eficacia en la resurrección.   ¡Bendito sea su nombre!

Su hermano solo por gracia, Felipe Fournier