Make your own free website on Tripod.com

Pedro y la venida del Señor

 

Léase por favor 2 Pedro 3

 

Queridos jóvenes y amigos,

 

En nuestro capitulo escuchamos a Pedro hablando de la venida del Señor Jesús.  Creo que vale la pena un resumen del tema para que entendamos mejor el ministerio de Pedro así como desarrollado en este capítulo.

 

La bendita verdad del arrebatamiento, tan preciosa a los creyentes en Cristo, es el terreno en la Biblia del apóstol Pablo.  No es decir que los otros apóstoles no eran concientes del arrebatamiento, pero era uno de las verdades que eran predicadas principalmente por Pablo.  1 Tesalonicenses 4 y 1 Corintios 15 nos da el acontecimiento que llamamos el arrebatamiento o el rapto.  Debe de ser la esperanza de cada creyente hoy en día.  “Todos ciertamente no dormiremos, mas todos seremos transformados.  En un momento, en un abrir de ojo, á la final trompeta; porque será tocada la trompeta, y los muertos serán levantados sin corrupción, y nosotros seremos transformados.”  “Por lo cual, os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no seremos delanteros á los que durmieron.  Porque el mismo Señor con aclamación, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero: Luego nosotros, los que vivimos, los que quedamos, juntamente con ellos seremos arrebatados en las nubes á recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.”

Pero se nota que el mismo Pablo predicó de otro avenamiento en el mismo libro de 1 Tesalonicenses, capitulo 5.  “Porque vosotros sabéis bien, que el día del Señor vendrá así como ladrón de noche,  Que cuando dirán, Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción de repente, como los dolores á la mujer preñada; y no escaparán.”  Nosotros acostumbramos de llamar esta venida del mismo Señor Jesús “La manifestación.”  El tema del capitulo 3 de Pedro no es el arrebatamiento, sino la manifestación.  Estos dos acontecimientos están separados por lo menos con siete años, siete años terribles para este mundo, siete años terribles para los Israelitas sin fe y para toda persona que rechazó el evangelio en el día de la gracia.  En la venida mencionada arriba, el arrebatamiento, todo creyente en Cristo vivo será arrebatado, y todo creyente desde Adán hasta aquel día que haya muerto será resucitado.  Pero aquel acontecimiento no será visto por el mundo inconverso.  El tema de Pedro en nuestro capitulo es la venida cuando Cristo será manifestado, pero ya como juez para la mayoría, aunque para el remanente de Israel, como su Mesías y Salvador.

Se nota las palabras de los burladores “¿Dónde está la promesa de su advenimiento? porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación.”  Ellos están diciendo en tantas palabras “Dios nunca va a juzgar a este mundo.  Vamos a continuar en nuestros pecados sin consecuencias.”  Pero Pedro les hace recordar que, aunque Dios es longánimo y paciente, en otro día vino el juicio sobre el mundo, el juicio de un diluvio.  “Cierto ellos ignoran voluntariamente, que los cielos fueron en el tiempo antiguo, y la tierra que por agua y en agua está asentada, por la palabra de Dios; Por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua.”

Me vence el tiempo, pero pienso continuar el tema para la semana que viene.  Pero note algo por favor esta expresión “Mas el día del Señor vendrá como ladrón en la noche.”  Se nota sin dificultad que la venida del Señor en el arrebatamiento no es para nada como ladrón en la noche.  Es cosa de gran alegría y no de juicio; si no, no seria “la esperanza bienaventurada.”  Por eso, puede estar seguro que cuando habla de la venida del Señor como ladrón, esta hablando de la manifestación del Señor Jesús, al fin de la gran tribulación, y no del arrebatamiento.

Continuaremos Dios mediante la semana que viene.

Su hermano solo por gracia, Felipe Fournier