Make your own free website on Tripod.com

Pedro hablando de los profesantes falsos

 

Léase por favor 2 Pedro 2

 

Queridos jóvenes y amigos,

 

Este capítulo no tiene mucho ánimo en la mayoría de su contenido pero esta aquí en la palabra de Dios para nuestra instrucción.  Pedro esta hablando aparentemente a personas bien malas pero es un fuerte choque notar al fin del capítulo que tales personas están entre la profesión de cristianismo.  “Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, tornarse atrás del santo mandamiento que les fué dado.”

 

Hay tres personas que podemos ver en el capitulo del antiguo testamento que creo que nos da el sentido.  Primeramente había Noe, un hombre justo que vivía en separación de un mundo muy malo.  Hay mucho de ánimo por nosotros en la historia de Noe.  Estaba Noe muy solo, rodeado con gente mala que no prestó nada de atención a la voz de Dios hablando por Noe.  “Pregonero de justicia” era Noe y creo que su mensaje era para la necesidad de arrepentirse del juicio.  Su predicación quizás pensamos no era eficaz, pero su familia fue salvado junto con el en el arca.  ¡Ocho personas salvadas!  ¿Sentimos nosotros aislados y solos por tener pocos hermanos alrededor?  Tomamos animo de la situación de Noe, porque a lo mejor no somos aislado y solos como era el.  Pero a pesar de eso, obraba en fe y vio la salvación de Dios.

 

Después de Noe viene Lot, también un hombre justo.  ¡Pero que diferencia vemos en la vida de Lot!  “Porque este justo, con ver y oír, morando entre ellos, afligía cada día su alma justa con los hechos de aquellos injustos.”  Desgraciadamente Lot se encontró en aquella situación por su misma conducta.  Lot había hecho una elección antes de llegar a estar en la situación desagradable en que lo encontramos en nuestro capítulo.  Nos dice en Génesis 13 “Alzó Lot sus ojos, y vió toda la llanura del Jordán, que toda ella era de riego, antes que destruyese Jehová á Sodoma y á Gomorra.  Entonces Lot escogió para sí toda la llanura del Jordán.”  Me da pena cuando escucho de creyentes en Cristo escoger vivir en un lugar muy aislado de los santos de Dios, y después dice “Dios me ha puesto en este lugar.”  No lo veo honesto delante del Señor escoger y después culpar al Señor por nuestra elección.  Y la elección de Lot tuvo consecuencias.  El mismo fue librado del juicio de Sodoma, pero ¿qué tal de su familia?  Creo que todos eran perdidos para la eternidad, un grande contraste con Noe, quien vio a toda su familia salvada del juicio.

 

Por fin vemos a un hombre muy extraño en el antiguo testamento, Balaam.  “El camino de Balaam, hijo de Bosor, el cual amó el premio de la maldad.  Y fué reprendido por su iniquidad: una muda bestia de carga, hablando en voz de hombre, refrenó la locura del profeta.”  Es fácil pensar de Balaam como cualquier otro profeta de los enemigos de Israel, pero Balaam tiene un lugar muy distinto por su conocimiento externo de Jehová.  Recomiendo que lean toda la historia tan interesante en el libro de Números empezando en el capítulo 22, pues hay mucha instrucción para nosotros.  Pero solo vamos a notar eso “Así Balaam se levantó por la mañana, y dijo á los príncipes de Balac: Volveos á vuestra tierra, porque Jehová no me quiere dejar ir con vosotros.”  La apariencia era un conocimiento de Jehová, pero siguiendo la historia aprendemos que Balaam era un hombre astuto y codicioso que andaba en un camino peligroso de conocer el poder del Dios verdadero, hasta poder decir “Muera mi persona de la muerte de los rectos, Y mi postrimería sea como la suya.”  Pero no murió la muerte de los rectos, porque no era recto delante de Dios.  Era nada más que una profesión falsa.  Por eso Pedro termina el capitulo con estas palabras tan tristes “Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro se volvió á su vómito, y la puerca lavada á revolcarse en el cieno.”  Es el perro y la puerca porque nunca había un cambio verdadero de renacer como una nueva creación en Cristo.

 

Queridos lectores, es muy probable que cada uno de nosotros se encuentre como uno de estos tres hombres, Noe, Lot, o Balaam.  El primero conoció la salvación de si mismo y de su familia; el segundo fue salvado, pero perdió su testimonio, su galardón, y su familia.  Y el tercero era nada más que un profesante, y perdió todo, muriendo la muerte de los impíos en la batalla con Israel.  Que el Señor nos ayude que seamos como Noe.

 

Su hermano solo por gracia, Felipe Fournier