Make your own free website on Tripod.com

Pedro y sus amonestaciones a los santos

 

Léase por favor 1 Pedro 5

 

Queridos jóvenes y amigos,

 

“Igualmente, mancebos, sed sujetos á los ancianos; y todos sumisos unos á otros, revestíos de humildad; porque Dios resiste á los soberbios, y da gracia á los humildes.”  Este versículo para nada es fácil de obedecer, y si estamos viviendo según la carne, no va a ser posible.  Pero veo aquí un principio imposible que evitar, que Dios nunca sanciona la rebelión, aunque quizás pensemos que tenemos la razón.  Se nota en la vida de Daniel, esta actitud que era tan admirable.  “Y Daniel propuso en su corazón de no contaminarse en la ración de la comida del rey, ni en el vino de su beber: pidió por tanto al príncipe de los eunucos de no contaminarse.”  ¿Se nota la palabra “pidió”?  No demandó ni insistió, sino “pidió”.   Creo que se nota la actitud de Daniel aquí era una que concuerda con nuestro versículo, aunque era ante un rey pagano, y en nuestro capítulo habla de jóvenes y ancianos en la asamblea donde se espera que todos aman al Señor Jesús y tienen el deseo de agradarlo en sus vidas.   Se nota mas después que había algo mas fuerte en contra los amigos de Daniel, y en el caso de doblarse ante un ídolo, vemos otra repuesta, aunque con actitud aun así de respeto para el rey.  “He aquí nuestro Dios á quien honramos, puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará.  Y si no, sepas, oh rey, que tu dios no adoraremos, ni tampoco honraremos la estatua que has levantado.”  Daniel 3:17-18  Así que, jóvenes, tengan cuidado de la rebelión contra los ancianos, aunque a veces pensamos que en su celo, nos hacen reglas que no tienen apoyo en la palabra de Dios, sabiendo que siempre nos conviene la humildad como dice Pedro aquí “revestíos de humildad.”

“Echando toda vuestra solicitud en él, porque él tiene cuidado de vosotros.”  Me acuerdo cuanto me animaba este versículo cuando era joven, y aun hoy en día es tan bueno recordar que el tiene cuidado de nosotros.  Es la obra de diablo siempre decirnos que esto no es cierto; que Dios realmente no se interesa en nuestra felicidad y bienestar.  Era eso que usó en contra Eva en el jardín de Edén, diciéndole que Dios estaba impidiendo que ellos tuvieran algo bueno, es decir, el conocimiento del bien y el mal.  Y así es hoy en día, que Satanás siempre nos esta diciendo que debemos meternos en la tentación, pues según el estas cosas son buenas, que nos van a ser felices, pero el es mentiroso y cuantas veces hemos probado que es así.  Hacemos las cosas malas que Satanás sugiere, y encontramos que no nos ha traído nada de felicidad, sino más bien tristeza.  “Sed templados, y velad; porque vuestro adversario el diablo, cual león rugiente, anda alrededor buscando á quien devore; al cual resistid firmes en la fe.” Verso 8 y 9.  La fe aquí es la fe que cree que Dios tiene cuidado de nosotros y que el diablo es un mentiroso.

“Mas el Dios de toda gracia, que nos ha llamado á su gloria eterna por Jesucristo, después que hubiereis un poco de tiempo padecido, él mismo os perfeccione, conforme, corrobore y establezca.”  ¡No es una maravilla que conocemos el Dios de TODA gracia!  Poco entendemos la gracia, tan pegado estamos a las obras y el pensamiento que Dios nos trata según nuestra obediencia.  O jóvenes, Dios nos ha llamado a su gloria eterna, y entonces, ¿qué importan los sufrimientos de un poco de tiempo?  Según las palabras de Pedro, que nos habla por el Espíritu Santo pero también por su propia experiencia, todos estamos en la escuela de Dios.  Nos esta perfeccionando, conformando, corroborando, y estableciendo.  Esta escuela a veces tiene tiempos incómodos, cuando nos pasan cosas que nos hubiera gustado sobrepasar, pero siempre hay el consuelo “si es necesario” 1 Pedro 1:6 y “el tiene cuidado de vosotros” verso 7.

Vamos a orar, si seguimos con el segundo epístola de Pedro, o si buscamos otro tema.  Esto listo para escuchar preguntas o sugerencias.

Su hermano solo por gracia, Felipe Fournier