Make your own free website on Tripod.com

David, cayendo por orgullo

 

Léase por favor 2 Samuel 24

 

Queridos jóvenes y amigos,

El orgullo es un pecado insidioso, que muchas veces agarra al creyente, sin que el se da cuenta.  En el mundo, se considera el orgullo como una cosa buena, pero la Biblia nos dice claramente “Antes del quebrantamiento es la soberbia; y antes de la caída la altivez de espíritu.”  Proverbios 16:18.  En nuestro capitulo vemos como David quería tomar censo del pueblo, y contar su numero.  Aun Joab, hombre carnal y sin fe, pero astuto, quiso persuadir al rey que eso no iba a salir bien; “Añada Jehová tu Dios al pueblo cien veces tanto como son, y que lo vea mi señor al rey; mas ¿para qué quiere esto mi señor el rey?”

Hay una cosa importante observar aquí; la apariencia es esto, que era Jehová que incitó a David nombrar el pueblo, pero no es así.  Leemos la historia también en 1 Crónicas 21:1 “Mas Satanás se levantó contra Israel, é incitó á David á que contase á Israel.”  Leemos en Santiago 1:13 “Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de Dios: porque Dios no puede ser tentado de los malos, ni él tienta á alguno: Sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído, y cebado.”  Satanás siempre busca manera de tentar al creyente, para que caiga bajo el gobierno de Dios.  Y desgraciadamente es muy astuto en esto, conociendo a nuestros debilidades como aquí, la soberbia en David.

Quizás nosotros hagamos la pregunta ¿Qué había de malo en lo que hizo David?  Encontramos la respuesta en Éxodo 30; “Cuando tomares el número de los hijos de Israel conforme á la cuenta de ellos, cada uno dará á Jehová el rescate de su persona, cuando los contares, y no habrá en ellos mortandad por haberlos contado…Ni el rico aumentará, ni el pobre disminuirá de medio siclo, cuando dieren la ofrenda á Jehová para hacer expiación por vuestras personas.”  A los hijos de Israel, no fuera posible que pudieran entender bien lo que Dios estaba proclamando de antemano, que la redención era absolutamente necesaria para librar al hombre del juicio justo de Dios.  ¿Y el costo de la redención, sea rico o pobre? “Habéis sido rescatados…con la sangre preciosa de Cristo.”  Dios es celoso de su gloria, y la soberbia de David aquí no hizo caso de la redención necesaria para contar al pueblo. 

Es muy bueno ver como David arrepintió de su pecado.  “Y después que David hubo contado el pueblo, punzóle su corazón; y dijo David á Jehová: Yo he pecado gravemente por haber hecho esto; mas ahora, oh Jehová, ruégote que quites el pecado de tu siervo, porque yo he obrado muy neciamente.”  Se nota que había pasado nueve meses desde que Joab empezó el trabajo, y por este tiempo David aparentemente no sintió nada.  A veces somos muy tardos para sentir nuestro pecado.  Pero el Señor nos ama demasiado para dejarnos continuar en el pecado, y tenemos muchos ejemplos en la escritura como este la manera en que El habla a nuestros corazones para que demos cuenta de nuestras faltas.

Yo no dudo que Jehová tenia algo en contra el pueblo de Israel también; el pecado de David era usado para manifestar la condición del pueblo, y la mortandad que cayó sobre Israel por medio del pecado de David no era injusto.  Pero debe de ser advertencia a nosotros que nuestra manera de vivir puede afectar a otros creyentes.  Algunos piensan que viven para si mismo, y si desvían del Señor es puro asunto de ellos.  Pero nos enseña Romanos 14:7 “Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí.”  ¿Se acuerda de Achân en Josué 8, que “vio”, “codicio”, y “tomó” de la cosa anatema?  ¿Y el resultado?  ¡Juicio sobre toda su familia!  Cuidado, mis amigos, de caminar con el Señor, no solo por nuestro bien, sino también para el bien de los demás. “Llévame en pos de ti, correremos.” Cantares 1:4

Estoy aquí en la conferencia de Burbank.  Quizás la semana que viene meditaremos sobre algo que fue enseñado aquí.  Pero Dios mediante continuaremos con el sacrificio de David en la era de Arauna Jebuseo.

Su hermano solo por gracia, Felipe Fournier