Make your own free website on Tripod.com

David con otro gigante, y el amor de Abisai

 

Léase por favor 2 Samuel 21:15-22, capitulo 23

 

Queridos jóvenes y amigos,

 

Estamos llegando al fin de la vida de David.  Pero, ¿se acuerda cuando los Israelitas salieron a batalla y David no fue con ellos?  Fue entonces que cayó en tentación con una mujer.  Ahora en nuestro capitulo, David es un viejo ya, pero de todos modos, vemos que el esta saliendo con sus soldados.  Yo creo que vemos aquí que David había aprendido la necesidad de mantenerse vigilante contra sus enemigos, y así es en nuestras vidas.  Tenemos un enemigo que nunca va a rendirse, o quizás podemos decir que tenemos tres enemigos implacables, el mundo, la carne, y el diablo.  Hasta que estemos en la presencia de Cristo, no podemos relajarnos de vigilancia contra estas tres cosas.

A mi me gusta aquí ver como Abisai probó su amor para David.  Además, yo no creo que Abisai era mucho más joven que David, siendo que era hijo de la hermana de David, pero hermana mucho mayor.  “En esto Isbi-benob, el cual era de los hijos del gigante, y el peso de cuya lanza era de trescientos siclos de metal, y tenía él ceñida una nueva espada, trató de herir á David.”  Este hombre era hermano de Goliat, y podemos imaginar como el guardaba un fuerte rencor y resentimiento contra David, quien en su juventud había matado a Goliat.  David estaba cansado y le faltaba fuerzas para defenderse, pero vimos como actuó Abisai “Mas Abisai hijo de Sarvia le socorrió, é hirió al Filisteo, y matólo. Entonces los hombres de David le juraron, diciendo: Nunca más de aquí adelante saldrás con nosotros á batalla, porque no apagues la lámpara de Israel.”  Es muy bueno ver este afecto entre Abisai y David, un afecto que no se cuidaba de su propio peligro.  ¡Ojala que tengamos nosotros semejante amor por nuestro David, el Señor Jesucristo! 

Quiero adelantar al capitulo 23 para ver otro ocasión cuando vemos el amor de Abisai, un hombre tan distinto de su hermano Joab, como hemos comentado antes.  “Y tres de los treinta principales descendieron y vinieron en tiempo de la siega á David á la cueva de Adullam: y el campo de los Filisteos estaba en el valle de Raphaim. David entonces estaba en la fortaleza, y la guarnición de los Filisteos estaba en Beth-lehem. Y David tuvo deseo, y dijo: ¡Quién me diera á beber del agua de la cisterna de Beth-lehem, que está á la puerta! Entonces los tres valientes rompieron por el campo de los Filisteos, y sacaron agua de la cisterna de Beth-lehem, que estaba á la puerta; y tomaron, y trajéronla á David.”

Vemos en esta historia tan maravillosa el amor de estos hombres, que ni siquiera tuvieron un mandamiento de David para buscarlo agua.  Solo escucharon el deseo de David para el agua del pozo de su juventud, y arriesgaron todo para conseguirla, por puro amor.  Este es la obediencia que trae la gracia.  La ley hace sus demandas, pidiendo de nosotros lo que no queremos rendir.  La gracia nos ha hecho hijos de Dios, y nos ha dado corazón que desea agradarlo en todo, no por obligación, sino por amor.

¿Qué hizo David con el agua?  “mas él no la quiso beber, sino derramóla á Jehová, diciendo: Lejos sea de mí, oh Jehová, que yo haga esto. ¿He de beber yo la sangre de los varones que fueron con peligro de su vida?”  Yo he meditado sobre esto que hizo David, pensando ¿Por qué no iba a tomar tal agua, cuando sus soldados habían trabajado tan fuerte para traerla?  Pero yo creo que la respuesta es esto, que David reconoció que tal amor, tal sacrificio era algo que el no merecía.  Un sacrificio tan tremendo era algo que pertenecía a Jehová y no ha un mero hombre como David.  Por eso, derramó el agua en sacrificio a Jehová.

Hay mas cosas que queremos meditar en el capitulo 23, y unas cuantas cosas en el capitulo 22 también, pero dejamos para otro estudio.  Quiero mencionar la páquina Web de otro hermano en Cristo, Benito Ortiz, de Chile, que se dedica a traducir ministerio escrito en ingles al castellano.  Se encuentra aquí http://graciayverdad.tripod.com/ bastante ministerio muy edificante.

Su hermano solo por gracia, Felipe Fournier