Make your own free website on Tripod.com

David, huyendo de su propio hijo

 

Léase por favor 2 Samuel 15

 

Queridos jóvenes y amigos,

 

Hace dos semanas vimos como David había descuidado mucho en cuanto a su casa.  Había asalto sexual, y después homicida entre hermanos, Absalom matando a Amnon.  De mal en pero, David había dejado regresar a casa a Absalom sin decirle ni una palabra de reproche por su conducta, de haber matado a su hermano.  Esta cosa no iba a salir bien, y en nuestro capitulo vemos como Absalom quiso ser rey en lugar de su padre.  Nos dice en cuanto a Absalom “robaba Absalom el corazón de los de Israel.”  ¡Absalom, vanidoso, Absalom homicida, Absalom robador de su padre ganando los afectos de los ciudadanos de Israel!  ¿Cómo puede ser que ellos iban a escoger a tal pretendiente como Absalom en vez de David, el cual realmente les amaba y les cuidaba?  Pero así es el mundo, caprichoso en sus afectos e infiel.  Si usted, amigo, quiere buscar la gloria y fama en este mundo, pronto encontrará que es algo muy pasajero.

No vamos a comentar mucho en la manera en que trabajaba Absalom para hacer la tracción contra su padre.  Había algunos hombres, que “iban en su sencillez, sin saber nada.”  Otros, como Achîtophel, quizás, llevaban ciertos resentimientos contra David por algo que había pasado mas antes.  Vemos en el caso de Achîtophel una de las muchas cosas en la Biblia que requieren algo de estudio para entender.  En 2 Samuel 11:3 leemos de la esposa ilícita de David “Aquella es Bath-sheba hija de Eliam, mujer de Uría Hetheo.”  Yendo después a 2 Samuel 23:34, leemos algo muy interesante “Eliam hijo de Achîtophel de Gelón.”  ¡Que cosa! ¡Achîtophel era abuelo de la Bath-sheba!  Aunque no hay certeza que sea por eso que el consejero fiel de David se juntó con su hijo para tratar de destruirlo, lo veo muy probable que guardó rencor contra David por su maldad.  Y, ¡seguro que era algo feísimo que David había hecho!  Pero, de todos modos, notamos que el rencor de Achîtophel no le hizo ningún beneficio, sino por fin le costó la vida.  ¡Cuantas amonestaciones tenemos nosotros en el nuevo Testamento en cuanto al rencor!  “Toda amargura, y enojó, é ira, y voces, y maledicencia sea quitada de vosotros, y toda malicia: Antes sed los unos con los otros benignos, misericordiosos, perdónandoos los unos á los otros, como también Dios os perdonó en Cristo.”  Efesios 4:31,32  Quizás usted me dirá “Hermano, ¿se da cuenta de lo que tal hermano me hizo?”  No importa, sea lo que sea, la malicia hace daño a la persona que la lleva.

En esta historia de la huida de David de su casa, leemos cosas bien hermosas.  Hoy dia, en la conferencia aquí en Tijuana, leemos este versículo en Efesios 1:22 “y diólo (quiere decir, a Jesús) por cabeza sobre todas las cosas á la iglesia.”  El hermano Roberto Thonney comentó como Cristo es cabeza sobre TODAS LAS COSAS.  En otras palabras, no hay nada fuera de su control.  Y aquí vemos a David en una actitud humilde, aceptando de la mano de Dios todo lo que le iba pasando.  Yo creo que fue por eso que recibió bastante recompensa y bendición por su humildad en su tristeza y rechazamiento por su propio pueblo.  Así que nosotros debemos de recibir de la mano de Dios, quien tanto nos amó y nos perdonó por amor de Cristo, todas las cosas.  ¿Cómo podemos dudar que nos ama, viendo a la cruz de Calvario?   “El que aun á su propio Hijo no perdonó, antes le entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?”  Romanos 8:32  Las circunstancias de David eran horribles.  Sus amigos había vuelto a ser sus persiguedores y enemigos, y su propio hijo le buscaba para matarle.  Pero en todo confiaba su causa a Jehová, sabiendo que Dios era fiel aun en su gobierno y disciplina sobre David, aunque fuera necesario que David coseche lo que había sembrado.

Dios mediante estaré en la Florida, partiendo pan con los hermanos de West Palm Beach la semana que viene, y la siguiente semana con los hermanos de Santo Domingo, Republica Dominicana.  Por eso no estoy seguro que voy a poder hacer otro estudio por un rato.  Pero Dios mediante, continuaremos en el estudio sobre la fuga de David y sus consecuencias.

Su hermano solo por gracia, Felipe Fournier