Make your own free website on Tripod.com

David en la Corte de Saul

 

Lease 1 Samuel 16:14-23

 

Queridos jóvenes y amigos,

Leamos algo triste aquí acerca de Saúl pero también vemos algo bonito en la vida de David.  “Y el espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y atormentábale el espíritu malo de parte de Jehová.”  Es importante ver que este no era demonio, porque Jehová nunca hubiera enviado demonio para morar en un hombre, sino un espíritu de depresión o de mal genio que cayo sobre el hombre desobediente, el rey Saúl.  Interesante es que los siervos del mismo Saúl se dieron cuenta de que este espíritu era enviado de Jehová, y sin duda ellos también sufrieron de su mal genio.  Por eso, pidieron que buscasen a hombre conocido para aliviar depresión, y este era el mismo joven David, que fue llamado al Corte de Saul para tocar su arpa.  Es un pequeño desvío de nuestro sujeto de David, pero quizás seria de provecho ver otros espíritus en la Biblia:

Caleb – “Otro espíritu”: “Empero mi siervo Caleb, por cuanto hubo en él otro espíritu, y cumplió de ir en pos de mi, yo le meteré en la tierra donde entró y su simiente la recibirá en heredad.” Números 14:24

El pueblo de Israel – “espíritu bueno”: “Y diste tu espíritu bueno para enseñarlos, y no retiraste tu maná de su boca, y agua les diste en su sed.”  Nehemias 9:20

David – “espíritu recto”: “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio; Y renueva un espíritu recto dentro de mí.”

Daniel – “espíritu abundante (o ‘excelente’ en Ingles)”: “Por cuanto fué hallado en él mayor espíritu, y ciencia, y entendimiento, interpretando sueños, y declarando preguntas, y deshaciendo dudas, es á saber, en Daniel”  Daniel 5:12  “Pero el mismo Daniel era superior á estos gobernadores y presidentes, porque había en él más abundancia de espíritu.” Daniel 6:3

Trabajadores en Israel que construyeron el Tabernáculo – “espíritu de sabiduría”: “Y tú hablarás á todos los sabios de corazón, á quienes yo he henchido de espíritu de sabiduría.”  Éxodo 28:3

Cualquier humilde – “espíritu contrito”: “Cercano está Jehová á los quebrantados de corazón; Y salvará á los contritos de espíritu.” Salmo 34:18

Cualquier fiel – “espíritu fiel”: “El que anda en chismes, descubre el secreto: Mas el de espíritu fiel encubre la cosa.” Proverbio 11:13

Cualquier longánimo – “sufrido de espíritu”: “Mejor es el sufrido de espíritu que el altivo de espíritu.” Eclesiastés 7:8

Se nota que no habla en estos versículos del Espíritu de Dios, sino de diversos espíritus que puede haber en el hombre.  Todos los que mencionamos aquí son buenos, pero hay otros malos, como “altivez de espíritu” en Proverbios 16:18.  ¿Qué tipo de espíritu hay en nosotros?  Supongo que hubo gran contraste aquí entre Saul y David.  El joven tocaba su instrumento, sin duda cantando los salmos que había escrito estando con las ovejas, y este hombre Saul apreciaba lo calmante de su música y fue levantado de su mal genio.  Es bueno que seamos como David nosotros en este mundo, que esta tan lleno con “espíritu malo”.  ¿Somos influencia de alegría y contentamiento entre este mundo lleno de tristeza?  ¿O somos mas semejantes a Saul, hombre desobediente, con mal genio? Y el Señor Jesús, caminando en este mundo, ¿podemos imaginar que el llevó espíritu de mal genio?  ¡Seguro que ni siquiera una sola vez!  Eso no es decir que nunca estuvo triste, pues es otra cosa.

¡Que nuestras vidas sean como David y no como Saul!

Su hermano en Cristo, solo por gracia, Felipe Fournier