Make your own free website on Tripod.com

David, reinando sobre todo Israel

 

Léase por favor 2 Samuel 5

 

Queridos jóvenes y amigos,

En este capitulo, leemos como David en paciencia esperaba que Dios le diera el reino sobre todo Israel.  Reinaba en Hebron sobre los hombres de su propia tribu, Juda.  Parece que había tiempo sin liderazgo en Israel, pues Is-boseth, hijo de Saúl, había sido matado en el capitulo anterior.  Por fin vinieron los otros tribus de Israel, recordando como David había, aun en los tiempos de Saúl, guiado a Israel.  Para mi es una enseñanza como David no tuvo prisa para tomar el reino, sino esperaba que viniesen los ancianos de Israel, buscándole.  Creo que así debe de ser en la asamblea de los santos.  Es bueno que uno este listo para servir, pero no veo bien que busquemos lugar de liderazgo.  “Hermanos míos, no os hagáis muchos maestros, sabiendo que recibiremos mayor condenación.” Santiago 3:1  También pienso que tenemos prototipo de Cristo, el Mesias, rey de Israel, pero ahora esperando en paciencia para que Dios le entregara el reino.  Cristo es el rey ungido, pero ahora no reina.  Hoy en día tampoco es tiempo que nosotros reinamos.  Dijo Pablo a los santos en Corinto, ricos en dinero pero pobres en crecimiento espiritual “Ya estáis hartos, ya estáis ricos, sin nosotros reináis; y ojalá reinéis, para que nosotros reinemos también juntamente con vosotros.”  Era una reprensión a ellos, por su manera de vivir descuidadamente.   (Me parece que esta reprensión toca mas a nosotros viviendo en los EU que los hermanos latinos.)

En cuanto a la ciudad de Jerusalén y la cuestión de los cojos y ciegos que moraban allí, no tengo pensamiento propio.  Solo les sugiero lo que recién un hermano nos dijo acerca de este mundo y la obra de Satanás.  Satanás siempre ha querido manchar y ruinar la obra de Dios.  Siendo que el hombre era la obra de Dios, Satanás quiso arruinar al hombre con fin de que caiga sobre el, el juicio de Dios.  Si no, Satanás quiere hacer el mundo tan mal que Dios lo rechaza como inmundo e inmerecido.  Así parece que dijo los jebuseos.  “David, tu no quieres venir aquí, pues son nada mas que cojos y ciegos.”  Pero veremos cuando llegamos a capitulo 9 que David amaba a un cojo.  Somos todos nosotros cojos y ciegos en nuestros pecados, inútiles para Dios.  En cierto sentido, Dios no necesita tales personas.  Pero Satanás no contó con el amor de Dios hacia este mundo, a pesar de la maldad, a pesar de toda la ruina que Satanás había hecho en el mundo.

Una cosa más, muy interesante en el fin de este capitulo.  Vemos a los Filisteos, ya animados en contra David viendo que el ya es rey de Israel, saliendo a la batalla.  Pero David consultó a Jehová, pidiendo la guía de Dios.  “¿Iré contra los Filisteos? ¿los entregarás en mis manos? Y Jehová respondió á David: Ve, porque ciertamente entregaré los Filisteos en tus manos.”  Y así pasó, David ganó la victoria total sobre ellos.  Pero, andando el tiempo, la misma cosa pasó otra vez.  Y que interesante ver lo siguiente “Y consultando David á Jehová, él le respondió: No subas; mas rodéalos, y vendrás á ellos por delante de los morales.”  Así que, creo que la lección es este que cada vez tenemos que buscar a Dios, pedir su guía por nuestra vida.  No es suficiente decir “Bueno, esto es lo que hice la última vez y resultó bien, pienso volver a hacer lo mismo.”  David volvió a consultar a Jehová, y la dirección no era lo mismo la segunda vez.  ¿Queremos conocer la voluntad de Dios por nuestras vidas?  Si es que si, entonces, creo que este versículo nos habla; “Encaminará á los humildes por el juicio, Y enseñará á los mansos su carrera.”  Salmo 25:9.  Se encuentra a David entre los mansos, consultando a Jehová.  ¡Que sea así con cada uno de nosotros que amamos a Cristo!

Si cualquier hermano tenga otro pensamiento sobre los cojos y ciegos en este capitulo, me gustaría escuchar su pensamiento.

Su hermano solo por gracia, Felipe Fournier