Make your own free website on Tripod.com

David, lamentando la muerte de Saúl y Jonathan

 

Léase por favor 2 Samuel 1

 

Queridos jóvenes y amigos,

 

En este capitulo leemos algo que revela el carácter de David.  Es algo maravilloso pensar como David, después de años de persecución por Saúl, no quiso su muerte, y en verdad lamentó su triste fin.  Pero antes que esto, vemos algo interesante en cuanto a la mentira.  Vemos en Colosenses 3:9  “No mintáis los unos á los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos.”  También, en Efesios 4:25 “Por lo cual, dejada la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.”  En Colosenses, vemos que la mentira es del viejo hombre.  En Efesios vemos que la mentira hace daño a otros creyentes, miembros del cuerpo de Cristo.  En nuestro capitulo, un Amalecita usó la mentira con la esperanza que le iba a dar algo bueno.  Llegó al campamento de David con noticias (que si eran ciertas) de la muerte de Saúl y Jonathan.  Trajo como prueba la corona de Saúl.  Pero, vino con palabras mentirosas, pensando que David le iba a premiar por haber matado a su enemigo.  El resultado era todo inesperado.  David no estaba contento ni con su historia ni con sus hechos y le mató por su confesión (que no era cierto) de haber matado al rey de Israel. “Díjole David: ¿Cómo no tuviste temor de extender tu mano para matar al ungido de Jehová?  Y David le dijo: Tu sangre sea sobre tu cabeza, pues que tu boca atestiguó contra ti, diciendo: Yo maté al ungido de Jehová.”

O queridos hermanos, la mentira es una cosa muy engañosa.  A veces la mentira parece ser algo de beneficio, como aquí en este capitulo.  Quizás sea para salvarnos de vergüenza, quizás por evitar alguna desgracia, o quizás, como en nuestro capitulo, con fin de lograr alabanza o premio que no nos toca en verdad.  El mundo muchas veces no toma en serio la verdad.  Si la mentira parece hacer su vida más fácil, echan la mentira sin reservaciones.  Pero no debe de ser así entre los que aman al Señor Jesús.  Este joven pagó con su vida por su mentira.  Cuidado, mis amigos, con la verdad. 

Vemos la lamentación verdadera de David y sus compañeros en este capitulo.  Parece casi increíble que David pudo elogiar a Saúl de esta manera, conociendo todo lo malo que había hecho Saúl en su vida.  Pero, ¡que buen ejemplo por nosotros notamos en la actitud y palabras de David en cuanto a uno considerado como enemigo!  Primero me gusta notar que no quiso David que fuera proclamado entre los inconversos.  “No lo denunciéis en Gath, No deis las nuevas en las plazas de Ascalón; Porque no se alegren las hijas de los Filisteos, porque no salten de gozo las hijas de los incircuncisos.” 

Veo muy importante esto, que no proclamamos, por ejemplo, las faltas de nuestros hermanos entre los inconversos.  Si sea posible, mejor no proclamarlas en cualquier sitio menos en oración privada.  No digo que siempre pretendamos que todo este bien; simplemente vemos aquí en la actitud de David una verdadera lamentación sobre el mal que había venido sobre Israel y sobre la familia de Saúl, a pesar de todo lo que había sufrido antes.  No había rencor ninguno en su corazón.  Este es el ejemplo que pienso yo nos es enseñado en Efesios 4:31-32 “Toda amargura, y enojó, é ira, y voces, y maledicencia sea quitada de vosotros, y toda malicia: Antes sed los unos con los otros benignos, misericordiosos, perdónandoos los unos á los otros, como también Dios os perdonó en Cristo.”  David no pudo saber como Dios perdonó en Cristo.  Somos mucho mas responsables nosotros de cumplir este versículo.

Con mucho amor en Cristo, su hermano solo por gracia, Felipe Fournier