Make your own free website on Tripod.com

Dispensaciones: Un diagrama por lo cual podemos entender las escrituras

 

Queridos jóvenes y amigos,

 

Hemos terminado el estudio sobre los Hechos.  Si alguien quiere el archivo, me puede escribir, o se puede ir en Internet al sitio de Juan Mora. http://www.enfoqueencristo.org/ministry/fournier/fournier.htm

 

Hoy pienso empezar lo que llamamos comúnmente el estudio de dispensaciones.  La palabra se encuentra solo dos veces en la escritura, ambos en el libro de Efesios, capítulo 1:10 y capítulo 3:9.  Pero el sujeto nos da, en líneas generales, manera de entender bien la escritura.  He conocido muchos errores en el Cristianismo, y la mayoría se puede saber son porque ignoran como Dios ha probado al hombre por las edades en diferentes maneras, según la dispensación.

 

Hay varios dibujos que uno puede conseguir que indiquen las dispensaciones.  Normalmente decimos que son siete, pero para mi no es tan importante que sean siete, sino que entendamos lo que Dios tiene para nosotros en cada versículo de la Biblia.  Cada palabra es para nosotros, aunque no todo habla de nosotros.  Un ejemplo seria los Salmos.  Son bonitos, y muchos creyentes les gustan leer los Salmos.  A mi también me gusta, por ejemplo el Salmo 91 es muy animoso.  “El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré.”  ¡Que palabras de animo!, ¿no?  Pero en verdad, no hablan directamente a nosotros, cristianos en el día de gracia (la dispensación presente en que vivimos).  Fueron escritos para el remanente de Israel en día aun venidero.  Eso no quiere decir que nosotros no podemos gozar de su consuelo, su ánimo, porque conocemos el mismo Dios.  Pero debemos entender su significado en términos de las dispensaciones.

 

El dibujo que yo voy a usar no existe en Español y varia algo de lo que he visto en Español.  En este estudio, les doy las siete dispensaciones en breve:

 

  1. Inocencia: Adán y Eva en el jardín de Edén antes de su desobediencia al solo mandamiento que Dios les había dado.  (El dibujo en Español no indica que esta sea otra dispensación.  Para mí, me parece que es, aunque era muy breve.)  Es importante ver que desde entonces, no ha habido inocencia, aun en los bebes, aunque usamos la palabra.  Claro que un bebe no conoce bien ni mal al principio, pero si tiene la naturaleza caída que recibió de sus padres.
  2. Conciencia: Después de su caída, Adán y Eva recibieron en conocimiento de bien y mal.  Esta dispensación termina con juicio en el diluvio.
  3. Gobierno: Después del diluvio, Dios dio la espada de gobierno al hombre Noe.  En cierto sentido, este dispensación nunca ha terminado, porque todavía hay gobierno en el mundo, y es una misericordia de Dios, porque solo así se puede mantener un poco de orden en un mundo lleno de pecado.
  4. Promesa: El hombre bajo gobierno llegó a ser idólatra.  Dios llamó a Abraham, un hombre idólatra, y le dio bellas promesas.
  5. Ley: El hombre, visto en el pueblo de Israel, no quiso quedar en condición de aceptar por gracia las promesas de Dios, y pidió ley.  ¡Que desgracia para el hombre, pedir en orgullo lo que nunca pudo cumplir!
  6. La Gracia: Empezando en los Hechos, viene lo que acabamos de estudiar, aunque no precisamente en estos términos, el día de Gracia.  Dios hoy en día salva a todos, sean judíos o gentiles, bajo términos de pura gracia, el favor inmerecido de Dios por la redención que hay en Cristo Jesús.
  7. El Milenio: Después de periodo de juicio, llamado la tribulación, vemos este periodo, tanto mencionado en las profecías del antiguo testamento, cuando Dios ha de probar el hombre sin la presencia del tentador, porque Satanás estará amarado en aquel entonces, sin poder de tentar al hombre.  Además, Cristo reinará en perfecta justicia, algo que no existe hoy en día.

 

Con este diagrama, vamos a ver, Dios mediante, las maneras en que Dios ha probado al hombre, no para que Dios sepa que el hombre es un fracaso, sino para que nosotros sepamos que, sin la gracia, nadie vendría a Dios. 

 

Su hermano por gracia, Felipe Fournier