Make your own free website on Tripod.com

Dispensaciones: Tiatira, idolatría en forma singular y horrible

 

Léase por favor Apocalipsis 2:18-29

 

Queridos jóvenes y amigos,

 

He tardado en escribir este estudio, en parte porque he estado viajando, visitando a mi hija y yerno, recién casados, y en parte porque no sabía como hablar de esta iglesia, Tiatira, sin la posibilidad de ofender a algunos.  Es solemne y serio en extremo meditar sobre las cosas que el Señor dice sobre esta iglesia, que habla de las maldades e idolatría que se encuentra en un lugar, tan conocido en países latines, la iglesia Católica.  Esta iglesia, que profesa ser representante de Cristo en este mundo, esta bajo la vista de aquel cuya vista es “como llama de fuego”.

 

Hay que notar que la traducción en español y también en ingles es un poco defectuosa en el verso 20.  Donde dice “Mas tengo unas pocas cosas contra ti”  debe de ser simplemente “Tengo contra ti”  porque las cosas no son pocas, sino muchas.  “Permites aquella mujer Jezabel” dice el Señor.  Otra vez nuestros pensamientos son dirigidos al antiguo testamento, y una historia triste, de un rey de Israel (Achab) que se casó con una mujer extranjera, una mujer muy mala, bien idolatra.  Dice de esta pareja “A la verdad ninguno fué como Achâb, que se vendiese á hacer lo malo á los ojos de Jehová; porque Jezabel su mujer lo incitaba.”  Así que tenemos el ejemplo de un matrimonio entre un Israelita y una mundana y el resultado era una idolatría sin par en toda la historia de Israel.  Igualmente, lo que empezó en el tiempo de Pergamo, llevó a cabo esta unión ilícita en el tiempo de Tiratira.  La unión del mundo con el cristianismo llegó a ser una cosa feísima en los ojos del Señor.

 

¿Cómo resultó tan mal este sistema en tan poco tiempo?  La historia nos enseña que estos soldados de Roma obligaron los pueblos conquistados de aceptar “la nueva religión, el cristianismo”.  Para hacerla mas aceptable, a veces se metieron en sus templos paganos, y cuando encontraron en sus paredes cuadras de “la reina del cielo” una diosa pagana, simplemente cambiaron el titulo y pusieron “la virgen Maria, reina del cielo”.  En otras palabras, cambiaron una idolatría pagana para una idolatría supuestamente cristiana.  Pero la idolatría es abominable al Señor en toda forma, quizás peor cuando lleva el nombre de Cristo.  Una señora, la guía en el convento de los Franciscanos en Lima, Perú, me dijo “Perú es un país muy católico” pero yo en mi mente estaba pensando “mejor dicho, es un país muy idolatra”.   

 

Vemos la triste fin de este sistema mas adelante en el libro de Apocalipsis, en el capitulo 17, donde es llamada “la grande ramera”.   Vemos algo muy solemne que dice de ella “Y vi la mujer embriagada de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús.”  Hemos hablado de la persecución de los santos en el tiempo de Smirna bajo los emperadores paganos de Roma.  Pero quizás era peor para los santos en los siglos antes de la Reforma en el siglo 16, bajo la implaticable ira de la iglesia Romano, que rechazó completamente la “herejía” de salvación simplemente por la gracia.

 

No hay mucho de ánimo sobre lo que hemos escrito, pero quiero terminar en modo positivo.  Las palabras del Señor Jesús eran así “Pero yo digo á vosotros, y á los demás que estáis en Tiatira, cualesquiera que no tienen esta doctrina, y que no han conocido las profundidades de Satanás, como dicen: Yo no enviaré sobre vosotros otra carga.”  Sin duda hay muchos de mis oyentes que conocen personas que se dicen Católicas pero en su corazón han aceptado a Cristo como su salvador.  ¡Y son salvos, tal como nosotros!  Tenemos una señora que viene fielmente a nuestro estudio de la Biblia en español que es verdadera creyente en el Señor Jesús.  Pero muchas veces cuando llamo a su casa para recogerla, me dice su hermana “esta en la misa ahora”.  Esperamos con paciencia para el día cuando ella escucha la voz del Señor Jesús “Salid de ella, pueblo mío, porque no seáis participantes de sus pecados”.

 

Su hermano solo por gracia, Felipe Fournier