Make your own free website on Tripod.com

David bajo tristes circunstancias y el fin de Saúl

 

Léase por favor 1 Samuel 28

 

Queridos jóvenes y amigos,

La semana pasada vimos a David, faltando de fe, yendo a tierra de los Filisteos para escapar la persecución de Saúl.  Después de quedar con ellos varios meses, echando mentiras para engañar a Achîs, le vemos en nuestro capitulo con conciencia ya muy duro.  “Y aconteció que en aquellos días los Filisteos juntaron sus campos para pelear contra Israel. Y dijo Achîs á David: Sabe de cierto que has de salir conmigo á campaña, tú y los tuyos.  Y David respondió á Achîs: Sabrás pues lo que hará tu siervo. Y Achîs dijo á David: Por tanto te haré guarda de mi cabeza todos los días.”  ¿En verdad David iba a salir contra su propio pueblo en compañía de los Filisteos?  Según lo que leemos aquí, estaba dispuesto para hacerlo.  Solo podemos decir que la senda de partida del Señor puede tener graves consecuencias.  El creyente con corazón endurecido por caminar lejos con mala conciencia puede llegar a cualquier extremo.  ¡O Señor, que sea de advertencia a cada uno de nosotros no jugar con el pecado!  Jehová en su gracia no iba a dejar su amado siervo David caer en la trampa, pero esto queda para otro estudio.

Vemos ahora el resto del capitulo donde vemos a Saúl, hombre que una vez había tenido cierta ternura e humildad para con la voluntad y palabra de Jehová.  Pero creo que en Saúl tenemos triste ejemplo que uno que ha sido profesante falso, y nada mas.  ¡O querido lector, si usted queda entre los que han acercado a la palabra de Jehová por mera ventaja, tenga cuidado!  Escuche la situación de Saúl “Y cuando vió Saúl el campo de los Filisteos, temió, y turbóse su corazón en gran manera.  Y consultó Saúl á Jehová; pero Jehová no le respondió, ni por sueños, ni por Urim, ni por profetas.”  Saúl había abandonado el seguir de Jehová hace tiempo, y ahora vemos que Jehová le había abandonado a el.  A rara vez en la escritura vemos a personas que han llegado a este punto, pues sabemos esto “El Señor no tarda su promesa, como algunos la tienen por tardanza; sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” 2 Pedro 3:9

Saúl tomó por remedio aquí consultar con una bruja, algo que el mismo en tiempos pasados había prohibido y castigado.  Leemos de algo muy extraño, muy raro como Jehová permitió que el muerto Samuel subiese del lugar de los espíritus partidos para hablar con Saúl.  Aun la mujer bruja nunca había visto tal cosa porque sin duda ella acostumbraba comunicar con demonios que se fingían ser los espíritus de los muertos.  Pero esta vez por su espanto subió un muerto de verdad, Samuel.  Pero lo que Samuel dijo a Saúl no era nada de ánimo, sino una condenación completa y un anuncio de su muerte.  Para una advertencia a nosotros, escuchemos las palabras de Samuel “Entonces Samuel dijo: ¿Y para qué me preguntas á mí, habiéndose apartado de ti Jehová, y es tu enemigo?”  La brujería es una maldad y muy peligrosa.  ¡Ojala que ninguno de mis lectores quiere jugar nada cerca de este campo de Satanás!  ¿Cómo pensaba Saúl escuchar algo bueno del espíritu de Samuel muerto, si no le había contestado Jehová por medio de oración?

Samuel pronuncio la sentencia de muerte sobre Saúl.  “Y Jehová entregará á Israel también contigo en manos de los Filisteos: y mañana seréis conmigo, tú y tus hijos:”  Hay que notar que cuando Samuel dijo “seréis conmigo” este refiere a la muerte y su partida al lugar que la Biblia llama “Hades”.  Como hemos escrito antes por petición del hermano David Aquino, Hades es el lugar de espíritus partidos, pero tiene dos sitios; uno de de bendición y alegría y otro de tormento.  Saúl sin duda iba al lugar de tormento, no al lugar de bendición donde estaba Samuel.  Vaya aquí http://philsautoteacher.tripod.com/id16.html si desea ver comentario sobre el estado de los muertos.

La semana que viene, Dios mediante, volveremos a ver como Jehová restauró a su amado siervo David del lugar lejos donde había vagado.

Su hermano solo por gracia, Felipe Fournier